El evento más esperado del año en el ultra competitivo universo de la gastronomía tuvo lugar en París menos de 24 horas después de conocerse la muerte de Benoît Violier. La guía Michelin distribuyó hoy sus codiciadas estrellas a los grandes cocineros de Francia en un clima de consternación tras la muerte por aparente suicidio del chef Benoît Violier, considerado por muchos como el mejor del mundo.

El chef francés Alain Ducasse ha obtenido este lunes su tercera estrella Michelín con el restaurante en el hotel Plaza Athénée de París, pero perdió una de las tres que tenía hasta ahora en el también prestigioso hotel parisino Le Meurice.

En su edición 2016, el árbitro francés del buen comer otorgó la ansiada tercera estrella al restaurante Plaza Athenée de Alain Ducasse y se la quitó al Relais Bernard Loiseau, dirigido por la viuda de otro famoso cocinero que se suicidó en 2003. En el Plaza Athénée, Ducasse “propone maridajes de sabores inéditos y agita los códigos de la alta gastronomía”, ofreciendo una experiencia “única y memorable” y un viaje en cada plato, concluyeron los inspectores de la guía.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí