El champagne, en castellano “champán” o “champaña” es un bebida fermentada espumosa. Un tipo de vino espumoso que se elabora mediante un método conocido con el nombre de “método champanoise” propio de la región de Champaña, en el noroeste de Francia. Esta espumosa bebida, se asocia con triunfo, con prestigio y con clase. Es que el Champagne: la majestuosa bebida burbujeante está siempre presente en celebraciones de  todo tipo, matrimonios, cumpleaños, aniversarios, en noche buena, e incluso, en las celebraciones de grandes logros deportivos.

El método para la elaboración del champán tiene dos fases. La primera de ellas es similar a la que se realiza con el resto de los vinos. Los caldos se mantienen en cuba y se dejan fermentar. En una segunda etapa se pasan a una botella donde se les añade azúcar y levaduras para reactivar la fermentación. En esta segunda fermentación se producen sedimentos y para que se vayan eliminando se tiene por costumbre colocar las botellas de champagne con el cuello hacia abajo, en un ángulo de 45 grados. Durante las siguientes semanas se giran las botellas un cuarto de vuelta cada vez, para provocar que los sedimentos se vayan acumulando junto al tapón.

Una vez pasado el tiempo previsto para que finalice la sedimentación se congela el cuello de la botella, se descorcha el tapón y el propio gas del caldo se encarga de expulsar la franja congelada donde se concentran todos los sedimentos. Cuando los sedimentos han sido retirados se vierte en el champán el licor de expedición y se vuelve a sellar con un tapón especial.

Una de las peculiaridades el champagne es que la vendimia es hecha totalmente a mano, es un vino espumoso y es además, el único en el que se pueden mezclar vinos blancos y tintos.

Como buen dato, te dejamos algunas sugerencias para preparar cócteles a base de champagne: la majestuosa bebida burbujeante. 

Bellini. Creado por Guiseppe Cipriani en 1948, se hace mezclando 2/3 de Champagne con 1/3 de puré o jugo de durazno o melocotón, todo muy frío. Se le pueden añadir unas gotas de limón para darle más acidez y se puede decorar con melocotón. Su sabor es suave y con poco contenido alcohólico.

Kir Royal. Inventado por Félix Kir al final de la Segunda Guerra Mundial, este combinado se hace con crema de Cassis y Champagne. Se puede decorar con una fresa en el fondo de la copa.

Mimosa. Está compuesto por una parte de Champagne y una parte de jugo de naranja. Es suave y refrescante, con baja graduación alcohólica. Se sirve en copa de flauta y es un cóctel estrella en los brunch.

Black Velvet. Para realizar este cóctel se necesita cerveza negra (tipo Guiness) y Champagne. En una copa aflautada se vierte la cerveza muy fría quedando la copa a la mitad. El resto se rellena con Champagne. Para su presentación deben quedar unos 4 cm. de espuma.

Agua de Valencia. Este combinado se sirve en jarras de varias raciones y se bebe en copas anchas de cóctel. Se elaboró por primera vez en 1959 por Constante Gil, en el Café Madrid de la ciudad de Valencia (España). Contiene Champagne, jugo de naranja, vodka y ginebra.

Bentley. Media medida de brandy, media de licor, schnapps o aguardiente de melocotón, jugo de una granada bien colado, hielo y Champagne son los ingredientes de este cóctel reposado. Se hace mezclando los tres primeros ingredientes en una copa de champán bien fría. Se añade el hielo y se rellena lentamente con Champagne al gusto. Se puede añadir una guinda.

Black Bird. En una copa de flauta ponemos un terrón de azúcar y sobre él depositamos unas gotas de angostura. Después añadimos un chorrito de brandy, como 2 cl. El resto de la copa se rellena con Champagne.

Esperamos que lo disfruten en muy buena compañía.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí