Unas de las frases clásicas de nuestra infancia es la de “come todos los vegetales para que crezcas sano y fuerte” ó “come vegetales verdes para que se te pongan los ojos verdes”.  Y pues bien, como es de esperar, es totalmente cierto. Comer bien es de suma importancia para la salud. La Asociación Americana del Corazón recomienda, como regla número uno, el consumo de futas, hortalizas y verduras  a razón de cinco raciones al día.

Según un comité de diecinueve expertos de esta asociación, comer vegetales reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardiacas, accidentes cardiovasculares, hipertensión y obesidad.

Cuando a usted le dicen que debe consumir cinco raciones al día podría parecerle un exceso o una meta difícil de cumplir. Permítame demostrarle que no es así, no se trata de raciones muy abundantes. Por ejemplo, una fruta puede considerarse una ración. La ensalada o verduras que acompañan al plato principal también es una ración. Un plato completo de ensalada son dos raciones. Si se come una manzana en la mañana, una ensalada de frutas en la tarde y vegetales en el almuerzo y la cena, estará cumpliendo con los requerimientos diarios.

En los países occidentales esto se cumple cada vez menos. Por ejemplo, en España, el 36% de la población no consume frutas frescas a diario. En Cataluña, entre 1993 y 2003 se redujo en un 10% el consumo de frutas y un 8% el de verduras. Esto nos lleva a una paradoja como la  de países con exceso de alimentos y déficit de proteínas.

Cabe preguntarnos entonces ¿es aconsejable tomar entonces suplementos vitamínicos para compensar el déficit por consumo inadecuado de vegetales? La respuesta es que no debería ser esta la solución. El comité de expertos de la Asociación Americana del Corazón  llegó a la conclusión de que los suplementos vitamínicos no tienen ningún beneficio en lo que a prevención cardiovascular se refiere. Lo más eficaz es una dieta rica en vegetales.

Son comunes, en la consulta médica, los pacientes que le piden al facultativo la prescripción de “alguna vitamina que los haga sentir más fuerte”. En realidad no se ha demostrado que los suplementos vitamínicos funcionen o no funcionen. Lo mejor sería aconsejar un consumo adecuado en cantidad y calidad de frutas, verduras y hortalizas.

Y es que los vegetales no solo aportan vitaminas, también los minerales. Estos son nutrientes que el organismo requiere pero que no los puede sintetizar, por tanto, los obtiene de los alimentos entre los que se encuentran los vegetales. Por ejemplo, un déficit de potasio y magnesio puede causar trastornos del ritmo cardiaco. El déficit de hierro anemia y disminuye el aporte de oxígeno al cerebro y al corazón.

Por tanto, antes de incluir un suplemento de vitaminas y minerales en tu lista de compras, revisa si en esa lista estás incluyendo los vegetales que necesitas en tu alimentación diaria. Si es así, pues entonces no necesitas ningún suplemento. Los vegetales te aportarán las vitaminas y minerales de una manera más natural, equilibrada y económica.

DEJA UN COMENTARIO

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre