Recomendaciones para lograr una buena mermelada

Con una rebanada de pan tostado por la mañana, o en la tarde acompañada de una galleta crujiente, las mermeladas son siempre una buena opción para nuestras meriendas, y sin son hechas en casa, mejor. Sigue nuestras recomendaciones para lograr una buena mermelada. 

Recomendaciones para lograr una buena mermelada:

  • Las materias primas principales de toda mermelada son la fruta y el azúcar. Para una buena conservación, la mermelada se debe preparar con una proporción que va entre 375 gr. y 500 gr. de azúcar por cada 500 gr. de fruta.
  • La pectina agente solidificante principal, es muy soluble en agua y al unirse con el azúcar y los ácidos de la fruta, forman un gel. Ésta se encuentra en la pulpa, las cáscaras y las semillas de la fruta cuando hierven. Los niveles de pectina y acidez varían de una fruta a otra. Si una fruta no tiene el nivel suficiente de estas sustancias, es necesario agregarle pectina o acidez (jugo de limón) suplementario.
  • Frutas con gran cantidad de pectina: manzanas, limones, naranjas, mandarinas, arándanos, uvas, entre otros.
  • Frutas con cantidad de pectina media: manzanas muy maduras, moras, cerezas, pomelo, uvas, higos, peras, piña y naranjas muy dulces.
  • Frutas con escasa pectina: melocotones, albaricoques, fresas y frambuesas, se debe de añadir pectina siempre si quiere una mermelada espesa.
  • El exceso de cocción es un punto importante en el resultado de nuestras mermeladas. Lo ideal es usar un termómetro para saber el punto exacto de cocción (deberá marcar 105º-106º). Si no se dispone de un termómetro, puedes verter una gota de mermelada en un plato y si ya está en el punto, no se extenderá. si la gota derrama como una lágrima, debes cocinarla por un rato más.
  • Para el envasado, es importante utilizar frascos de boca ancha con una tapa que garantice un buen cierre.
  • Para esterilizar los frascos, colocarlos lavados, boca abajo, sobre una rejilla en una olla. Agregar agua hasta que cubra el cuello de los frascos. Llevar a hervir por 6 minutos. Dejar escurrir boca abajo sobre un lienzo o secador limpio. Los frascos deben estar calientes para verter la mermelada (caliente) y de esta manera, lograr una buena conservación.
  • Al verter la mermelada en el frasco, deja 1 cm libre. Corta círculos de papel encerado del tamaño de la boca del frasco y colócalos encima de la mermelada con la parte encerada hacia abajo. Cerrar herméticamente cuando la mermelada ya esté completamente fría. Una vez cerrados herméticamente se puede guardar sin refrigeración, pero, una vez que abras un frasco, debes conservarla en el refrigerador.

 

DEJA UN COMENTARIO

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre