Sin duda alguna, los utensilios de cocina son tan variados como necesidades culinarias existan, sin embargo, los usos frecuentes en cada rincón del planeta ya ha definido cuáles son los más relevantes. En el caso de los cuchillos es pertinente preguntarse para qué sirve cada uno. Hay un cuchillo para cada necesidad y en esta nota descubrirás cada uno de ellos.

Pelador: Es el más pequeño. Su hoja es puntiaguda y es ideal para el corte de cebollas, manzanas, patatas, zanahorias y otras frutas y verduras.

Puntilla: Cuchillo pequeño que sirve para pelar, filetear ajos y trabajos que requieren utilizar sus pequeña punta afilada.

Deshuesador: Cuchillo mediano de hoja alargada. Es el más utilizado en la cocina. Muy práctico para deshuesar carnes.

Trinchador: Su hoja es aún más larga y delgada que la de el cuchillo puntilla.

De salmón: Resultará imprescindible para conseguir unas lonjas finas y presentables.

Espátula: No tiene punta y es algo flexible. Se usa para situaciones complicadas y para llegar a lugares dificultosos, así como también para esparcir en forma prolija una preparación y decorar o también como herramienta para levantar la comida del plato.

De verduras: El más empleado en cada cocina. ¿Un cuchillo para cada necesidad, verdad? Pero este pareciera tener más de una. Se utiliza para preparar los vegetales, es ideal para quitar el tallo, remover la piel de las cebollas y demás.

Chuletero: Cuchillos de hoja delgada pero fuerte. Se usa para cortar filetes, chuleta y carnes asadas.

De filetear: Está hecho para lograr finos filetes ya que su hoja es larga, flexible y puntiaguda.un cuchillo para cada necesidad

Cocinero: Se utiliza principalmente para los cortes en rodajas, láminas y para picar carnes.

Jamonero: Es para cortar grandes piezas de jamón, por esa razón es más largo y delgado de todos.

De sierra o panadero: Es el cuchillo adecuado para cortar el pan y los bizcochos. Tiene la hoja alargada, estrecha y dentada.

Cebollero: Es muy útil para picar. Tiene una hoja amplia y curvada, para cortar y picar.

¡Listo! ya fueron disipadas tus dudas, ahora sí puedes darle uso aquel cuchillo que tenías en el fondo del gabinete, porque no le encontrabas la razón. Recuerda, siempre habrá un cuchillo para cada necesidad.

DEJA UN COMENTARIO

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre